domingo, 25 de julio de 2010

AMENECI ESCRIBIENDO

Amanecí Escribiendo
Amanecí escribiendo,
entre tus hojas al viento
como cantares de silencio,
abrigados por el sueño
de quien ama sin remedio;
no puedo cejarme,
con finas rosas
deshojando los años,
sin sentir tus espinas;
pero sí puedo amarte,
amarte por siempre.
Amanecí escribiendo,
que eres un desvelo,
una caricia rozando,
el otoño del tiempo
de lo que fue pasando,
sin detener tu sueño,
sin dejar un minuto
de pensar que eres,
justo a mi desnudo,
apto para venerar
mi vientre.....
Amanecí escribiendo,
en mis manos tus rasgos
como en nombre de Dios;
Sol naciente mitológico,
que aposenta silencioso,
en el rumor de los anales,
en el arte de amar,
pintado el encanecido,
rayo de mi escultura;
prócer de ser libre
entre tus brazos al perecer.
Amanecí escribiendo
que perecería en tu aliento
como rosas en ciclón,
excusada con pasión,
enojada en tu erotismo,
por dormir sin verte,
por eso aguardo callada
como mis ojos el hálito
han de turbar mis entrañas,
por seguir escribiendo,
que junto a mi amaneces.
AHIDALID ALVARADO ROJAS
Me Reservo Derechos De Autor


lunes, 19 de julio de 2010

MI BANDERA DE LIBERTAD


MI BANDERA DE LIBERTAD
¡Oh, Gloria! A mi Bandera,
inmortal es tu historia,
orgullo Patriótico de libertad,
como el ropaje de mi desnudez,
al son de la Cumbia Colombiana,
ahonda su tricolor en mi esbeltez,
Sol resplandeciente de mi alma,
Río Magdalena, artería fluvial,
Sangre de mis paisanos Demócratas,
ansían la proclama de Paz,
por que es un derecho y un deber;
jamás será letra muerta
como José Pascacio Martinez Rojas,
que liberó con coraje a Boyacá;
igual a sumercé, soy militante,
de mi cielo, de mis océanos, de mi tierra,
en nombre de Simón Bolivar;
agito las olas de mi Bandera,
para romper las cadenas de la injusticia,
desde Punta Gallina hasta Leticia,
como fuerza de gravedad
ejerce sobre mi piel y mi aroma,
de mi hermoso Sogamoso,
"Ciudad Del Sol y Del Acero"
que me vio nacer, crecer y vivir,
escribiendo: Mi Bandera Colombiana
es orgullo de libertad,
en las sendas del Sol de mi llanura,
en el misterio verdor del Amazonas,
en la esmeralda Boyacense,
en los versos de las rosas y el café,
como la majestuosa belleza
de la valiente Mujer Colombiana,
y el ingenio de nuestros hombres;
por los que brindo al calor de la ruana,
al sorbo de la aguadepanela,
y al ritmo de la carranguera,
¡Que viva mi Bandera de libertad!
¡Que viva mi Tierrita!
¡Y la Tierrita de Sumercé!
AHIDALID ALVARADO ROJAS
Me Reservo Derechos De Autor