miércoles, 18 de febrero de 2009

Escaramuza


¡Oh, escaramuza!
De ti brota sangre,
de color jaspeado,
besando las estrellas,
metafóricas de la sagrada defunción,
desenterrando las hogueras
de las rocas dormidas,
para cubrir el cadáver,
rígido del combatiente.

Omnipotente, aniquiladora
de los dioses:
eres la musa,
encarnada en la perfidia;
ojos prodigiosos,
malvados, de traición,
como frenéticos cantares;
punzados ante la asfixia
de los secuestrados mortales.

Minas quiebrapatas,
granadas y fusiles;
perforan los sueños
con el tiro de gracia,
a civiles y belicosos
en la legislación;
exuberando tu corazón
nublado.
Efervece en los mudos
elocuentes. ¡Tú escaramuza!
Temblorosa y rechazante;
doblegaras la mirada
hacia la miseria.
desapareciendo sin fortuna
de violación,
con derechos
arables y derrotados,
en la paz inédita de los sapiences.
Ahidalid

1 comentario:

  1. Me ví en tus ojos y escale la montaña, mire a los cielos,me tome la Gloria,que me permitio la vida; me agarre de las estrellas y me baje con ellas, entre a tu ventana y dormias.. Te cogi de de la mano y te puse la corona de las siete brillantes estrellas que bajaron conmigo para saludarte. Y apoyarte por los hermosos versos que escribes. Héctor E. A.P

    ResponderEliminar

"No hay pensamientos más profundos y elocuentes que el de los mudos por el viento y silenciados por el tiempo" Ahidalid